¿Cómo Mantener Siempre Frescas tus Frutas y Verduras?

Las frutas y verduras, en comparación con otros productos que podemos vender, suelen tener un margen de beneficio más alto, por lo que son muy atractivas para mejorar la rentabilidad de nuestro negocio.

En este blog, te compartiremos consejos y trucos efectivos para mantener tus frutas y verduras frescas por más tiempo. Aprenderás cómo almacenarlos correctamente, qué factores influyen en su deterioro y cómo aprovechar al máximo su vida útil.

News single

Qué Hacer Antes de Empezar a Vender Frutas y Verduras

La incorporación de frutas y verduras en una tienda puede ser una gran estrategia para diversificar la oferta de productos y atraer a un público más amplio. Sin embargo, no es solo cuestión de comprar frutas y verduras y colocarlas en una estantería; requiere planificación y consideración.

Aquí te dejamos algunos pasos para introducir exitosamente estos productos en tu tienda:

Analiza tu mercado: antes de introducir nuevos productos investiga qué frutas y verduras son populares en tu área y qué es lo que tus clientes desearían encontrar en tu tienda

Selecciona proveedores confiables: es fundamental contar con proveedores que ofrezcan productos frescos y de calidad

Diseña un espacio adecuado: considera invertir en refrigeradores y una zona bien iluminada y accesible para presentar tus productos de manera atractiva

Entrena a tu personal: tu equipo debe estar bien informado sobre cómo manejar, almacenar y reponer las frutas y verduras; esto evitará pérdidas y garantizará que los productos se mantengan frescos el mayor tiempo posible

Prepara un sistema de rotación: los productos más antiguos deben venderse primero, estate atento a las fechas de caducidad y reduce los precios de los productos que estén cerca de su fecha límite para incentivar su compra

Busca los mejores productos: no te quedes solo con tu proveedor, puedes acudir a mercados locales, centrales de abasto y mayoristas para buscar mejor producto y a mejor precio

Cuida tu compra: golpes, cortes o magulladuras pueden acelerar el proceso de descomposición. Compra y manipula con cuidado tus frutas y verduras para evitar cualquier daño físico y pérdida.

¡Sigue leyendo y descubre cómo mantener tus alimentos frescos y deliciosos por más tiempo!

Eleventa antes de empezar a vender frutas y verduras
Eleventa antes de empezar a vender frutas y verduras

¿Cómo almacenar tus frutas y verduras?

Mantener las frutas y verduras frescas y en buen estado es esencial para su venta y al igual que cualquier otro alimento, estas requieren de cuidados específicos para conservar sus propiedades y calidad durante más tiempo, por lo que te compartimos los mejores tips y consejos para conservarlas en su mejor estado posible.

Separa las frutas y verduras

Almacenar diferentes frutas y verduras juntas puede tener un impacto en su tiempo de conservación ya que algunos productos liberan gases de etileno, como las manzanas, plátanos, melones, ciruelas, albaricoques (durazno), peras, mangos y tomates, que aceleran la maduración de otros.

A continuación algunas frutas y verduras que son sensibles al etileno y pueden madurar o deteriorarse más rápidamente si se almacenan cerca de productos que producen etileno:

Frutas sensibles al etileno:

  • Manzanas
  • Plátanos (bananas) no maduros
  • Arándanos
  • Higos
  • Uvas
  • Kiwis
  • Limones
  • Mangos
  • Melones (como el cantalupo, pero no el melón de agua o sandía)
  • Nectarinas
  • Papayas
  • Peras
  • Ciruelas
  • Frutas del bosque (como frambuesas, moras, etc.)

Verduras sensibles al etileno:

  • Brócoli
  • Coles de Bruselas
  • Zanahorias
  • Coliflor
  • Pepinos
  • Lechuga y otras hojas verdes
  • Berros
  • Pimientos
  • Espárragos
  • Patatas dulces
  • Calabacines y calabazas

Aprender qué frutas y verduras no deben estar juntas puede evitar que se estropeen prematuramente.

La refrigeración es clave

Muchas frutas y verduras se benefician del almacenamiento en el refrigerador. Sin embargo, es importante saber cuáles deben refrigerarse y cuáles no, ya que algunas pueden sufrir daños o cambios indeseables en sabor y textura.

Frutas y verduras que generalmente deben almacenarse en el refrigerador:

  • Frutas del bosque: fresas, frambuesas, moras, arándanos
  • Uvas
  • Manzanas, se conservan por más tiempo cuando se refrigeran, aunque pueden estar un corto tiempo fuera
  • Peras, una vez que estén maduras
  • Cítricos: limones, limas, naranjas, pomelos (aunque también pueden estar fuera por un corto periodo)
  • Kiwis, una vez que esté maduro
  • Higos
  • Verduras de hojas verdes: lechuga, espinaca, acelga, kale
  • Brócoli y coliflor
  • Zanahorias, apio, rábanos
  • Guisantes y judías verdes
  • Maíz, mantiene su dulzura
  • Setas o champiñones
  • Pimientos (en algunas zonas se almacenan fuera de la nevera)
  • Berros
  • Pepinos (en algunas zonas se almacenan fuera de la nevera)

Frutas y verduras que generalmente NO deben almacenarse en la nevera:

  • Tomates, ya que la refrigeración puede afectar su sabor y textura
  • Plátanos, estos se vuelven negros y su proceso de maduración se altera
  • Papas, porque las bajas temperaturas pueden convertir el almidón en azúcar, afectando sabor y textura.
  • Cebollas
  • Ajos
  • Aguacates, refrigerar solo cuando estén maduros si no se van a vender de inmediato
  • Melones y sandías, solo refrigerar si los cortas por presentación o venta
  • Mangos, papayas, piñas, refrigerar solo cuando estén maduros
  • Calabazas
  • Berenjenas, a menos que la zona sea muy cálida es mejor mantenerlas fuera
  • Jengibre

Las prácticas de almacenamiento pueden variar según la región, cultura y hábitos, y muchas frutas y verduras se pueden almacenar fuera hasta que maduran y luego se transfieren a la parte baja del refrigerador para prolongar su frescura.

Cuidado con la humedad

La humedad excesiva puede acelerar el proceso de descomposición de algunas frutas y verduras, mientras que otras pueden prolongar su buen estado debido a un entorno húmedo adecuado.

Frutas y verduras que deben mantenerse húmedas:

  • Verduras de hoja: lechugas, espinacas, acelgas, kale, etc.
  • Brócoli y coliflor
  • Zanahorias
  • Apio
  • Pepinos
  • Fresas, asegurándose de que no estén mojadas, ya que esto puede provocar moho
  • Rábanos
  • Puerros
  • Cilantro

Frutas y verduras que NO deben mantenerse húmedas:

  • Tomates
  • Papas
  • Cebollas
  • Ajos
  • Calabazas
  • Pimientos
  • Aguacates
  • Frutas tropicales (mango, piña, papaya)
  • Melones y sandías

Para permitir una mejor circulación de aire, y prevenir la acumulación de humedad y prolongar la vida útil de los productos puedes:

  • Utilizar bolsas de papel o algodón
  • Evita apilar los productos
  • Coloca los tallos de manera horizontal
  • Secar bien el producto antes de meterlo en el refrigerador

Para controlar la humedad de tus frutas y verduras puedes:

  • Utilizar humidificadores
  • Rociar agua de vez en cuando con un atomizador
  • Guardar el producto en una bolsa con agujeros o en un contenedor con una toalla de papel húmeda

Las frutas y verduras pueden adaptarse a diferentes niveles de humedad según las preferencias individuales y las prácticas culturales.

Eleventa almacenar frutas y verduras
Eleventa almacenar frutas y verduras

Factores que influyen en el deterioro

El deterioro de las frutas y verduras es un proceso natural, pero hay varios factores que pueden acelerarlo. A continuación, se mencionan algunos de los más relevantes:

Luz y Temperatura

Las bajas temperaturas son beneficiosas para prolongar la frescura de los alimentos. Sin embargo, el exceso de frío puede dañar ciertas frutas y verduras sensibles al frío, como los tomates y los pepinos.

Asegúrate de conocer los requerimientos de cada una de tus frutas y verduras y ajustar la temperatura de almacenamiento en consecuencia, y mantenlos alejados del sol y de espacios calientes.

Aquí hay algunas pautas generales para mantener tus frutas y verduras frescas:

  • Frutas y verduras tropicales (plátanos, mangos, papayas, aguacates): estas se deben mantener a temperaturas ambiente (alrededor de 18°C a 22°C) hasta que maduren. Una vez maduras, algunas de ellas pueden trasladarse al refrigerador para prolongar su frescura.
  • Tomates, a temperatura ambiente
  • Papas, cebollas y ajos: estos se almacenan mejor en lugares frescos y oscuros, una temperatura ideal sería alrededor de 10°C a 15°C
  • Manzanas, pueden conservarse a temperatura ambiente durante una semana, pero para un almacenamiento más prolongado, se recomienda una temperatura de refrigeración de alrededor de 0°C a 4°C
  • Verduras de hoja (como lechuga, espinacas, kale): estas se conservan mejor a temperaturas de 1°C a 4°C
  • Frutas del bosque (fresas, moras, frambuesas, arándanos): idealmente entre 0°C y 4°C
  • Hierbas frescas (como cilantro, perejil, albahaca), preferiblemente a 1°C a 4°C, aunque la albahaca puede mantenerse fuera en un vaso con agua
  • Zanahorias, brócoli, coliflor y otras verduras similares, se conservan mejor en entre 0°C y 4°C
  • Melones y sandías antes de cortarlos, estos pueden mantenerse a temperatura ambiente. Después de cortarlos, deben refrigerarse.
  • Cítricos, pueden almacenarse a temperatura ambiente, pero su vida útil se prolonga en el refrigerador
  • Pimientos, berenjenas y calabacines (zucchinis), se conservan mejor a temperaturas de 7°C a 10°C

En general, la mayoría de las frutas y verduras se conservarán bien en el refrigerador entre 0°C y 4°C con algunas excepciones notables mencionadas anteriormente. Sin embargo, es esencial tener en cuenta la humedad dentro del refrigerador.

Maduración

Algunas frutas y verduras siguen madurando después de ser cosechadas, mientras que otras no. Conocer el punto óptimo de maduración de cada producto y consumirlo a tiempo es clave para evitar su deterioro temprano.

Frutas y verduras que continúan madurando después de ser cosechadas:

  • Tomates, se vuelven más dulces y jugosos
  • Aguacates
  • Plátanos, pasan de verdes a amarillos e incluso a marrones
  • Mangos, se suavizan y se vuelven más dulces
  • Melocotones, nectarinas y ciruelas
  • Peras, se suavizan
  • Kiwis, se suaviza con el tiempo
  • Higos
  • Papayas, se suavizan
  • Piñas, se suavizan un poco
  • Manzanas, pueden seguir ablandándose

Frutas y verduras que NO continúan madurando después de ser cosechadas:

  • Uvas
  • Fresas
  • Cítricos (naranjas, limones, limas, pomelos), no maduran significativamente
  • Zanahorias
  • Verduras de hoja (lechuga, espinaca, kale)
  • Pimientos, no maduran en el sentido tradicional
  • Berries (arándanos, frambuesas, moras)
  • Brócoli y coliflor
  • Maíz, no madura en el sentido tradicional después de ser cosechado, el azúcar puede convertirse en almidón, afectando su dulzura

El proceso de maduración puede acelerarse o ralentizarse según las condiciones de almacenamiento. Por ejemplo, el refrigerador puede ralentizar la maduración, mientras que el colocar frutas y verduras junto a los plátanos, puede acelerar el proceso.

Eleventa factores que influyen el deterioro
Eleventa factores que influyen el deterioro

¡Aprovecha al máximo la vida útil de tus Frutas y Verduras!

Incluso siguiendo los mejores consejos para almacenar y evitar los factores que aceleran el deterioro, es normal que las frutas y verduras se deterioren con el tiempo.

Sin embargo, almacenar de forma correcta, evitar factores de deterioro y aprovechar al máximo la vida útil de los productos son aspectos clave para mantener las frutas y verduras presentables y en buen estado por más tiempo.

No olvides que el consumo de frutas y verduras frescas es fundamental para una alimentación equilibrada y nutritiva, por ello es relevante incluir la venta de estos productos en tu negocio.

¡Prueba estos consejos y ofrece productos nutritivos, deliciosos y frescos por más tiempo!

Eleventa aprovecha al maximo tus frutas y verduras
Eleventa aprovecha al maximo tus frutas y verduras

¿Aún no eres cliente?

Si aún no eres cliente, puedes descargar nuestro programa para probarlo por 100 días sin compromiso alguno